TIBET Y NEPAL

Hablar del Tíbet y de Nepal es hablar de religiones, de nieves eternas, de yetis, de templos y montañas sagradas, de costumbres ancestrales y muchas cosas más... Todo misterioso, inmenso, infinito.

Es ésta la zona más montañoso del mundo, en ella se encuentran buena parte de las catorce cumbres que superan la barrera de los 8.000 m. de altitud sobre el nivel del mar, incluyendo el EVEREST ("SAGARMATHA", según la denominación nepalí) de 8.848 m.

El Cho Oyu se encuentra entre Nepal y Tíbet, y será por esta última vertiente por donde discurrirá nuestra expedición.

Tíbet (en tibetano, Bod Zizhigu; en chino, Xizang), antigua nación asiática independiente y actual región administrativa de China, situada en la región sudoeste del país. Oficialmente se denomina Región Autónoma del Tíbet, y está limitada al norte por la región autónoma uigur Xinjiang y la provincia de Qinghai, al este por las provincias de Sichuan y Yunnan, al sur por Myanmar, India, Bután y Nepal, y al oeste por la India.

Tíbet es la región más elevada de la Tierra, con una altitud media de más de 4.875 m.; por este motivo, a veces recibe el nombre de 'techo del mundo'. Es también una de las regiones más aisladas del planeta, rodeada en tres partes por vastos sistemas montañosos: el Himalaya al sur, la cordillera Karakorum al oeste y las montañas Kunlun al norte. El Tíbet tiene una superficie total de 1.221.600 km2. La capital y ciudad más grande del Tíbet es Lhassa.

El pueblo tibetano compone la mayoría de la población, aunque hay importantes comunidades de emigrados fuera de Tíbet, concretamente en Nepal y la India; sin embargo, la política del gobierno chino destinada a poblar la zona con chinos de etnia, ha hecho que éstos formen una minoría considerable. El tibetano, una de las lenguas chinotibetanas, es su lengua principal. Una parte significativa de la población es nómada o seminómada.

Tíbet tiene una población (según estimaciones para 1.995) de 2.360.000 habitantes. Tiene la menor densidad de población de todas las regiones de China con 1,9 hab/km2. La única ciudad importante es Lhassa (106.885 habitantes en 1.990).

Ha sido tradicionalmente el centro espiritual del lamaísmo, una forma única y muy desarrollada de budismo esotérico. Además de ser la religión de la inmensa mayoría de la población, hay significativas comunidades de lamaístas en Nepal y Mongolia. La práctica de esta religión ha sido severamente restringida. El lamaísmo adoptó elementos de la religión nativa, llamada bon, una forma de chamanismo que antecedió a la introducción del budismo en el Tíbet, y que aún sobrevive de una forma más o menos mezclada.

PALACIO DE POTALA, TIBET .

El enorme Palacio de Potala es la residencia tradicional del Dalai Lama, el líder espiritual del pueblo tibetano. No obstante, el decimocuarto y actual Dalai Lama ha vivido exiliado en la India desde la invasión China del Tibet en la década de los 1950. En el siglo XVII, el quinto Dalai Lama comenzó la construcción del Palacio en la ciudad de Lhassa, capital del Tibet.

Hay también pequeñas minorías islámicas, cristianas e hindúes. Desde que China invadió Tíbet en 1.950, la religión ha sido muy perseguida y controlada férreamente; se estima que se han destruido 2.700 monasterios.

La actividad económica del Tíbet continúa dominada por la agricultura de subsistencia. La cría de ganado es la ocupación principal en la meseta Septentrional. Además de ganado lanar, vacuno y cabrío, los rebaños incluyen camellos, yaks, caballos y otros animales de carga. La tierra cultivable, una pequeña superficie, se concentra principalmente en los valles de los ríos. Los cultivos más importantes son la cebada, el trigo, el alforfón, el centeno, las patatas (papas) y varias hortalizas y frutas. Se cultiva, además, algodón, brotes de soja y cáñamo con carácter comercial. Existe un pequeño número de explotaciones de mineral de carbón. La manufactura se ha expandido, pero permanece restringida a pocas empresas que fabrican a pequeña escala. Entre las principales industrias destacan las textiles y de equipamiento eléctrico.

En octubre de 1.950, poco más de un año después de que consiguieran controlar la China continental, las tropas comunistas invadieron Tíbet. Para reunir a la nación contra el avance de las tropas invasoras, en noviembre la regencia invistió de autoridad total al decimocuarto Dalai Lama, aunque sólo tenía quince años en ese momento. La resistencia fue pronto aplastada y Gran Bretaña e India no ofrecieron ayuda alguna. El gobierno tibetano capituló en mayo de 1.951, al firmar un tratado que disponía el mantenimiento del poder del Dalai Lama en asuntos interiores, mientras que los asuntos exteriores y militares quedaban bajo el control chino; también se acordaba el retorno desde China del dirigente espiritual lamaísta, Panchen Lama quien, según la opinión común era simpatizante del régimen comunista. Las unidades militares comunistas alcanzaron Lhassa en octubre. El Panchen Lama llegó en abril de 1.952.

En 1.956 fuentes indias y nepalíes informaron acerca de levantamientos tibetanos y actividad guerrillera contra el régimen chino. Mao Zedong declaró pocos meses más tarde que el Tíbet no estaba aún preparado para el establecimiento del régimen comunista.

Durante los últimos meses de 1.958 surgieron informaciones acerca de una extendida actividad guerrillera anticomunista en Tíbet occidental.

Se consideraba que la rebelión había sido provocada por los intentos de instituir comunas populares, similares a las establecidas en otras partes de China. Aunque los chinos anunciaron que se había pospuesto el establecimiento de las comunas en el Tíbet, no se contuvo la rebelión, y en marzo de 1.959 estalló un motín a gran escala en Lhassa. El Dalai Lama huyó a la India a finales de mes y posteriormente estableció una comunidad tibetana en el país. Los chinos aplastaron la revuelta y nombraron al Panchen Lama jefe de Estado; se estima que 87.000 tibetanos murieron en el curso de la sublevación y de la posterior represión. El 21 de octubre, la Asamblea de las Naciones Unidas aprobó una resolución que deploraba la supresión de los derechos humanos en el Tíbet. El 9 de marzo de 1.961 se aprobó una resolución similar.

Esta cordillera ha ejercido siempre una poderosa atracción sobre los hombres, bien porque sus poderosas cimas les atraen hasta el punto de considerarlas diosas, bien por que suponen un autentico reto en plano deportivo y de la aventura. De todas formas, estas montañas constituyen un universo desconocido hasta épocas recientes, a las que se rodeaba de un halo de misterio y leyenda, parte del cual aún persiste en nuestros días.

El nombre de Himalaya viene de las palabras sánscritas "Hima" y "Alaya",que significan "morada de las nieves perpetuas".

En la Cordillera del Himalaya encontramos los catorce picos que sobrepasan la mítica cota de los 8.000 m. y más de 200 que sobrepasan los 7.000 m., constituyendo entre todos lo que se ha dado en llamar "LOS PILARES DEL CIELO", ya que éstas son las montañas más altas que hay sobre la tierra.

Tiene una longitud de 2.400 Km. por 300 Km. de ancho que se extienden a lo largo de las naciones de India (en su parte norte), Nepal, Tíbet (hoy anexionado a China) y Pakistán.