PATOLOGÍAS DE LA ALTITUD

12. Patologías.

Toda actividad en altitud y el ascenso a una cima como el Cho Oyu es un excelente ejemplo de ello, supone que el sujeto va a ser sometido durante un período mas o menos largo, a unas nuevas condiciones mesológicas de especial agresividad que generan una serie de sintomatologías y problemas como:

1.- Problemas derivados de la aclimatación ambiental (disminución de la presión parcial de Oxígeno atmosférico).

Mal agudo de montaña: Se caracteriza por cefaleas, insomnios, anorexias y nauseas. A menudo va asociado a disnea, tos seca y a veces vértigo. El único consejo válido para prevenir este cuadro es no subir más de 300 m. cada 24 horas a partir de los 3.000 m.; ni alcanzar 6.000 m. en menos de una semana; 7.000 m. en menos de dos y los 8.000 m. en menos de tres semanas.

Edemas agudos cerebral y pulmonar: Se caracterizan porque comienzan con la sintomatología de un mal agudo de montaña que se agrava rápidamente entrando en coma en caso de edema cerebral o con disnea de reposo, tos seca, cianosis, etc. En ambos casos la repercusión es rápidamente mortal sin una asistencia médica inmediata.

Accidentes tromboembólicos: Son debidos al aumento de viscosidad en la sangre. Se pueden traducir en embolismos cerebrales, pulmonares o en las extremidades inferiores.

2.- Patologías de origen traumático.

3.- Patología ambiental, ocasionada por el frío, la radiación solar o las amplias variaciones térmicas entre el día y la noche.

4.- Problemas gastrointestinales, motivados por la transgresión dietética en los hábitos alimenticios.